Sistema Héxadecimal


Es un sistema de numeración que emplea 16 símbolos, que según el teorema general de la numeración posicional, dos dígitos hexadecimales corresponden exactamente a un byte, debido a las combinaciones posibles de 16 al cuadrado equivale a 256 y en consecuencia un byte.

En principio, dado que el sistema usual de numeración es de base decimal y, por ello, sólo se dispone de diez dígitos, se adoptó la convención de usar las seis primeras letras del alfabeto latino para suplir los dígitos que faltaban. El conjunto de símbolos sería, por tanto, el siguiente:

S={0,1,2,3,4,5,6,7,8,9,A,B,C,D,E,F}

la combinación de estos símbolos crean un carácter UTF-8 y en consecuencia una serie de 8 bits.

Como en cualquier sistema de numeración posicional, el valor numérico de cada dígito es alterado dependiendo de su posición en la cadena de dígitos, quedando multiplicado por una cierta potencia de la base del sistema, que en este caso es 16.

Realmente, en decimal, cada cifra (teniendo como primera cifra a la cifra de la derecha, y empezando a contar desde 0), tendría un peso de 10 (base del sistema decimal) elevado al número de cifra.

Ejemplo: Según la tabla UTF-8 la letra A se encuentra en la posición 65 del 0 al 255 por lo tanto hay que convertir el 65 en un número hexadecimal, siendo que sería equivalente a 41.

Número: 41
Valor: 4*(16^1) + 1*(16^0) = 4*16 + 1*1 = 64+1 = 65